Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La ginecomastia es el aumento de
tejidos a nivel mamario en el varón.
Los tratamientos para la ginecomastia se basan en
las alternativas de la liposucción asistida por láser.
IML realiza el Lipoláser para corregir la ginecomastia
porque ofrece los mejores resultados estéticos.
La técnica Lipoláser® de IML garantiza los mejores
resultados en la adaptación de la piel y la recuperación.
El Lipoláser aporta una gran naturalidad en el
resultado, generando tranquilidad en el paciente.
  

Enfoque de la pseudo-ginecomastia y la ginecomastia asintomática

Para excluir la presencia de una pseudo-ginecomastia hay que llevar a cabo un examen físico y una historia clínica minuciosa. La historia debe incluir todos los medicamentos, suplementos, hormonas y drogas, así como el abuso del alcohol y  de la marihuana. La evaluación diagnóstica es necesaria únicamente cuando la masa palpable es unilateral, dura, fija, periférica hacia el pezón, o asociada con la secreción del pezón, cambios en la piel, o adenopatías palpables.

Diagnóstico de la ginecomastia: pruebas

Para diagnosticar una ginecomastia y descartar otros procesos es necesario realizar una serie de pruebas.

Si la masa se palpa en una zona excéntrica (no subareolar), la mamografía es muy precisa para distinguir tumoraciones malignas de la enfermedad benigna y reduce sustancialmente la necesidad de una biopsia. La sensibilidad y la especificidad de la mamografía superan el 90%. La resonancia magnética incrementa todavía más esta precisión diagnóstica.

Si se detecta una masa escrotal palpable, se debe hacer una ecografía escrotal.

Las pruebas básicas de laboratorio incluyen el perfil de la sangre para el hígado, los riñones y la función tiroidea para excluir sus respectivas patologías. Los niveles hormonales sanguíneos de testosterona total y biodisponible, la prolactina, el estradiol, la hormona leuteinizante, y la gonadotropina coriónica humana pueden dirigir la evaluación hacia endocrinopatías tales como pituitaria, gonadal, extragonadal y neoplasias.

Si todas las pruebas son poco reveladoras, el diagnóstico corresponde a una ginecomastia idiopática. Todas las masas que no se encuentran en la zona subareolar (debajo del pezón) deben estudiarse por si existiese la posibilidad de cáncer de mama masculino.

La ginecomastia es una condición benigna y generalmente autolimitada. Con el tiempo la proliferación de tejido fibroso reemplaza el tejido glandular y se resuelve el aspecto femenino glandular. Si los estudios de la historia, los aspectos físicos y los de laboratorio no revelan una patología de base, puede aconsejarse tranquilidad y un seguimiento periódico. Debe valorarse retirar los medicamentos o los suplementos causales, así como corregir las condiciones subyacentes de patología médica; el hipertiroidismo, por ejemplo, debe ser abordado como un primer paso.

El tratamiento farmacológico es probablemente beneficioso si se aplica en los primeros meses antes de que el tejido fibroso reemplace el tejido glandular, un proceso que es irreversible. Se ha constatado la eficacia de la farmacoterapia con el apoyo de los SERM, por ejemplo, el tamoxifeno o raloxifeno, y más recientemente los inhibidores de aromatasa, como por ejemplo el anastrozol.

Se plantea tratamiento quirúrgico o farmacológico si la ginecomastia persiste y se asocia con dolor y/o angustia psicológica y si el paciente lo desea.

Tipos de ginecomastia y su tratamiento

Pseudo-ginecomastia

La pseudo-ginecomastia (la presencia de tejido adiposo sólo en los senos), asociada o no con la obesidad, no requiere evaluación ni tratamiento. Sólo el impacto psicológico en el paciente justifica un planteamiento activo: la corrección quirúrgica de la pseudo-ginecomastia se realiza principalmente por indicaciones cosméticas. El perfil del paciente es el de un varón con un importante desarrollo persistente unilateral o asimétrico, y/o bilateral de la mama que conlleva una  seria preocupación estética y un malestar psicológico.

Tipos de ginecomastia

Existen distintos tipos de ginecomastia.

Ginecomastia asintomática

La ginecomastia asintomática es un hallazgo frecuente y, como ya se ha mencionado, se presenta en tres etapas de la vida de los hombres y no requiere intervención.

En general, la decisión de tratar la ginecomastia depende de los valores y preferencias del paciente y del impacto de la ginecomastia en su calidad de vida.