Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La ginecomastia es el aumento de
tejidos a nivel mamario en el varón.
Los tratamientos para la ginecomastia se basan en
las alternativas de la liposucción asistida por láser.
IML realiza el Lipoláser para corregir la ginecomastia
porque ofrece los mejores resultados estéticos.
La técnica Lipoláser® de IML garantiza los mejores
resultados en la adaptación de la piel y la recuperación.
El Lipoláser aporta una gran naturalidad en el
resultado, generando tranquilidad en el paciente.
  

Papel del láser como asistente en la liposucción

La técnica de Lipoláser® (laser-assisted lipectomy -LAL-) es un procedimiento menos traumático que la liposucción convencional.

El tratamiento con LAL se ha asociado a una mayor satisfacción del paciente, un tiempo de recuperación más corto, buena contracción cutánea y escasos efectos colaterales.

Fibra óptica del equipo láser

Fibra óptica del equipo láser.

Las más recientes novedades incluyen el diseño de un equipo con una longitud de onda selectiva para la destrucción del adipocito junto con la capacidad del calentamiento global del tejido conectivo, para lograr una retracción cutánea eficaz. La emisión continua (CV, continuos wave) es más segura que la emisión en pulsos, ya que evita los picos térmicos responsables de las quemaduras descritas.

Inicialmente, el calor generado por el láser altera el balance de sodio y potasio en la membrana celular, lo que lleva al paso de líquido extracelular al espacio intracelular con incremento del volumen de los adipocitos. El calentamiento fototermolítico es el mecanismo más adecuado para controlar la liberación de calor en el tejido, de este modo la fibra óptica optimiza su penetración y se evitan los picos de calentamiento.

La emisión continua y la selectividad por los lípidos disminuye los picos de calentamiento en la dermis, esto explicaría la ausencia de quemaduras dermo-epidérmicas en las intervenciones que se hacen en IML.

Con energías más elevadas se provoca la ruptura de los adipocitos, la coagulación de las fibras de colágeno y la de los pequeños vasos. Debido a la ruptura de la membrana, las lipasas liberadas por el adipocito producen la licuefacción del tejido, lo que facilita la aspiración posterior. La coagulación de los pequeños vasos disminuye el trauma operatorio.

¿Le llamamos? las condiciones. Cargando consulta

La cánula utilizada es más fina que la tradicional y esto hace que la penetración en el tejido fibroso sea más fácil, permite unos movimientos menos forzados, más regulares, que junto a la flexibilidad del tip facilita alcanzar todas las zonas con ayuda de la mano externa.
El mecanismo de acción del láser en la lipólisis puede explicar el escaso traumatismo y el corto tiempo de recuperación del tratamiento.

Lipoláser

La liposucción tradicional remueve junto a la grasa cantidades importantes de sangre y suero, precisa de la utilización de cánulas de mayor calibre y los movimientos de vaivén son más forzados por ser un tejido graso escaso y bastante fibroso. Por este motivo son frecuentes las irregularidades de la superficie de la piel y se facilita la ruptura de vasos linfáticos, que explica la persistencia del edema en la zona. El sangrado más abundante facilita las hiperpigmentaciones posteriores.

El calentamiento del tejido provoca una mayor retracción y readaptación de la piel. La elevación térmica en los septos fibrosos produce la coagulación del colágeno y por tanto su retracción y neosíntesis, que se completan en unos 3 meses.
La importancia de esta retracción de la piel es fundamental, porque permite renunciar a la realización de los procedimientos de resección quirúrgica en cualquiera de los supuestos de Petty: mala elasticidad de la piel, surco marcado e inflamatorio y ptosis mamaria.